Man having conversation with his criminal defense attorney

Afirmar Defensa Propia Ante Un Cargo de Delito Violento

Cuando se le acusa de un delito, el acusado es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Este es un pilar del sistema de justicia estadounidense. Sin embargo, el hecho de que la carga de la prueba inicialmente recaiga directamente sobre los hombros del fiscal no significa que el equipo de la defensa deba sentarse y esperar para ver qué tan sólido es el caso que el fiscal puede presentar sin tomar medidas para debilitarlo de ninguna manera. posible. La estrategia de defensa dependerá en gran medida de la naturaleza del delito, las circunstancias que lo rodearon y otros factores relevantes. Una estrategia de defensa comúnmente empleada cuando el delito es de naturaleza violenta es que el acusado haga valer la legítima defensa. Se deben lograr ciertas cosas para poder hacer valer eficazmente la legítima defensa cuando el acusado es acusado de un delito violento.

Cómo hacer valer eficazmente la legítima defensa cuando se le acusa de un delito violento

La legítima defensa se considera una defensa afirmativa. Esto significa que el acusado esencialmente está diciendo que la acción de la que el fiscal lo acusa ocurrió, de hecho, ocurrió, pero no debe considerarse ilegal debido a circunstancias atenuantes. En los casos en que el acusado es acusado de un delito violento, como asalto o agresión, el acusado puede alegar defensa propia, que es una afirmación de que sí, cometió un acto violento, pero no debe considerarse ilegal porque el acusado fue defenderse de una amenaza inminente de daño.

Sin embargo, para poder hacer valer efectivamente la legítima defensa, el acusado tiene la carga inicial de demostrar que la defensa es sustancial. Esto significa que el equipo de defensa debe demostrar que existía un peligro o riesgo real e inminente de daño para el acusado que justificaría que el acusado usara la fuerza física para neutralizar la amenaza. Una vez que la defensa plantea la defensa, la fiscalía debe demostrar más allá de toda duda razonable que el acusado no actuó en defensa propia.

Según el Código Penal de Nueva York, la legítima defensa también se conoce como “justificación”. Cuando se afirma con éxito la autodefensa, se justifica que el acusado utilice la fuerza física para defenderse. La ley de Nueva York dice que este es el caso cuando una persona cree razonablemente que es necesario defenderse contra el uso o el uso inminente de fuerza física por parte de otra persona.

Sin embargo, el uso de la fuerza contra otra persona en nombre de la legítima defensa debe ser proporcional a la amenaza inminente de fuerza. Sólo el nivel de fuerza razonablemente necesario para neutralizar la amenaza de daño inminente es permisible en virtud de la legítima defensa. Si un agresor se acercaba para golpearlo y usted le sacaba un cuchillo, es probable que esto se vea como una reacción desproporcionada a la amenaza inminente y, por lo tanto, no es probable que esté cubierto por una afirmación de defensa propia.

Además, el hecho de que Nueva York sea un estado con “el deber de retirarse” puede crear otro gran obstáculo para afirmar con éxito la autodefensa. El deber de retirarse significa que, antes de actuar en defensa propia, una persona está obligada a tomar medidas razonables para reducir la amenaza de daño. Esto puede incluir huir o llamar a la policía. Los estados con deber de retirarse son lo opuesto a los estados de “defender su posición” que no imponen el deber de retirarse ante una amenaza física.

Abogados de defensa penal de Siracusa

¿Se enfrenta a un cargo penal? El tiempo es la esencia. No dude en ponerse en contacto con el dedicado equipo de defensa penal de CDH Law. Póngase en contacto con nosotros hoy.